Etiqueta: salud

APRENDE A RECIBIR LA ENERGIA DE LOS ARBOLES

dsc00681

Cuando caminamos entre los árboles en un parque o un bosque, podemos llegar a sentir la energía que desprenden. Los celtas creían que cada árbol poseía un espíritu sabio y que sus rostros podían verse en la corteza de sus troncos y sus voces escucharse en el sonido de las hojas moviéndose con el viento.

Los árboles nos ayudan a establecer contacto con el poder de la naturaleza, nos dan herramientas para sanarnos, relajarnos, fortalecernos, cargarnos de energía vital y son portadores de los mensajes de la madre Tierra.

Existen cada vez más personas que han comprobado los beneficios de abrazar los árboles. Al revés que con las personas que al abrazarlas podemos notar pérdidas de energía debido a factores emocionales, con un árbol siempre notaremos que nos carga, nunca que nos descarga.

No olvidemos que todo ser vivo es energía, y al igual que nosotros, los árboles tienen la suya propia, muchas veces entramos en sintonía y sentimos como fluye expresando nuestra sensación de bienestar, tranquilidad, serenidad, etc. Desde aquí queremos compartir la energía que te aporta cada árbol en concreto, porque cada uno tiene una característica, determinada por su especie, velocidad de crecimiento, entorno.

¿CÓMO CAPTAR LA ENERGÍA DE LOS ÁRBOLES?

La energía que emanan los árboles, al igual que la nuestra, es invisible al ojo físico, es lo que llamamos el aura, muy perceptible sensitivamente.

El árbol al igual que las personas está emitiendo vibraciones energéticas constantemente y son perfectamente asimilables por el ser humano, se pueden absorber y podemos beneficiarnos de sus efectos.

Existen dos formas fundamentales de captarla:

– A TRAVÉS DE LA EMANACIÓN ÁURICA DEL ÁRBOL

Su extensión es más o menos grande según las características de cada árbol y su situación ambiental. Bastará penetrar en su radio de acción. Este tipo de energía se absorbe con el simple hecho de pasear por un bosque, conscientemente podemos aumentar su captación regulando nuestra respiración a un ritmo tranquilo y algo profundo.

En la práctica, esto lo podemos hacer:

1.- Camina entre los árboles y escoge alguno que te llame la atención.

2.- Acércate a él, obsérvalo y capta su energía, no trates de analizarlo mentalmente o de establecer un vínculo emocional. Sólo nota su tono vibratorio.

3.- Tócalo al mismo tiempo que cierras los ojos, con tu mano izquierda. Reconoce su fuerza y su influencia en el entorno. Observa si es un árbol solitario o un pastor de árboles que tiene influencia sobre el colectivo. Capta si su energía es curativa, o si es protectora y amorosa, o si es sabia, o si es imponente en todo ese territorio o de cualquier otro tipo. Acepta esa energía sin más y pregúntate si deseas recargarte a ti mismo con esa fuerza.

4.- Establece contacto con la energía del árbol mediante tu corazón energético. Vacía tu ruido interno, fluye en el amor y escucha al árbol. Capta su espíritu. Preséntate con tu nombre y entra en un espacio donde la comunicación es energética y no sonora. Puedes pedir consejo sobre cualquier situación que necesites, cargarte de energía, relajarte o aceptar su sabiduría.

5.- Escucha la en tu corazón, da las gracias, levántate y despídete poniendo tu mano derecha sobre su tronco.

EN CONTACTO DIRECTO CON EL ÁRBOL

Utilizando las manos:
A través de ellas podemos realizar una captación más consciente, son una zona muy sensible a la emisión y captación vibratoria ya que en la palma existen varios puntos de entrada y salida de energía. La posición más conveniente es la de seguir las grietas o fisuras de la corteza en el sentido que las presenta el árbol.

Utilizando la espalda:
La parte central de la espalda, recorriendo la columna vertebral, se encuentra el canal energético principal del cuerpo. Apoyando esta zona en el tronco del árbol absorberemos la energía que emana.

Desde la antigüedad ya se sabe que cada árbol alberga un espíritu que le confiere una fuerza determinada, una energía que le da un poder genuino y exclusivo, según a la clase que pertenezca.

En ocasiones podemos buscar la fuerza del árbol para mitigar el dolor de una enfermedad, para superar las preocupaciones o simplemente para conseguir alcanzar nuestro propio equilibrio. Este intercambio energético no afecta negativamente al árbol, ya que este las transmite a la Madre Tierra y esta las transmuta completamente.

En las técnicas orientales, como el chi-kung, hay una postura que se llama “abrazar el árbol†. Esta posición estática alinea todos los huesos del modo más eficaz posible.

Buddha se iluminó bajo una higuera. Jesús estuvo en el monte de los olivos. A los cátaros les gustaban las acacias. Los Druidas preferían la fuerza masculina del roble para usar su sabiduría. Los jóvenes enamorados buscaban el tilo para confiar sus intimidades amorosas porque representaba el vigor de Venus. De cualquier modo existen diferentes clases de árboles y es un ejercicio interesante conocer las diferentes energías que fluyen a través de ellos. Una buena forma de hacerlo es abrazándolos al mismo tiempo que nos hacemos uno con él.

CUALIDADES ENERGÉTICAS DE ALGUNOS DE NUESTROS ÁRBOLES:

La Encina y el alcornoque
La encina y el alcornoque son primos hermanos de la misma especie, son los árboles de la potencia, su aspecto firme y algo áspero nos muestran un carácter firme y seguro.

Son árboles robustos, fuertes y protectores con grandes cualidades energéticas. Buenos amigos a los que acudir cuando se está en baja forma física o en situaciones de bajo estado de ánimo, ansiedad o inseguridad ya que su energía nos ayuda a transformarlos en actitudes más positivas y seguras.

Por ello te proponemos que te acerque a un buen ejemplar, lo abarques con tus brazos, te fundas con él y luego te relajes sentado a sus pies y dejes fluir su fuerza.

El olivo
La energía del olivo es altamente beneficiosa. Al acercarse a un buen ejemplar notarás una sensación de paz y serenidad. El olivo es sabio, viejo y amigable y brinda al que se le acerca un apoyo incondicional.

Al sentarnos y recostarnos en su tronco su contenido energético ira traspasándose lentamente a su cuerpo, este incide en 6 de los centros vitales más importantes que posee el ser humano, estos centros son los principales reguladores y alimentadores de toda nuestra estructura energética, pero donde posiblemente notará más su efecto es en el 4º de ellos, situado a la altura del pecho, sintiendo la necesidad de respirar profundamente y proporcionándole una sensación de bienestar.

El olivo alimenta los circuitos mentales, permitiendo que estos se equilibren y recuperen un ritmo natural.  

 (Fuente desconocida)

TUS CELULAS SABEN LO QUE PIENSAS

redneuronal1.jpg

Recuerda que cada sistema de tu organismo es a su vez parte de un sistema mayor… Por lo mismo cada célula en tu cuerpo, independientemente de que tipo sea, se entera de lo que ocurre con las demás.

Es por esto que tus pensamientos y emociones son escuchados y percibidos por cada una de estas células… Más aun las células de tu Sistema Inmunológico están en constante atención de las imágenes, ideas, sensaciones y emociones que experimentas.

Si tus pensamientos te llevan a experimentar temor, angustia, inseguridad… vibran en una frecuencia que inevitablemente perciben tus células inmunológicas… y ¿cuál crees que es el resultado que vibren en dicha frecuencia?

Lo que ocurre es que la increíble Farmacia Interna que existe en tu cuerpo no puede procesar y administrar de manera correcta el “Antibiótico… Analgésico” o la sustancia necesaria para combatir esa enfermedad…

Realmente nuestras células están constantemente escuchando nuestros pensamientos y percibiendo nuestros sentimientos.

No permitas que esos pensamientos y emociones interfieran con tu curación… En nuestro organismo está la cura para cualquier enfermedad…

Este conocimiento nos permite pasar a otra etapa de la Medicina, conocida como Psiconeuroinmunología (PNI) que estudia la interacción entre los procesos psíquicos, el Sistema Nervioso, el Sistema Inmunológico y el Sistema Endocrino del cuerpo humano.

“La Salud es nuestro estado Natural”

No sólo es un concepto abstracto, es un hecho fisiológico. Nuestro organismo cuenta con un mecanismo de AUTOCURACIÓN, mediante el cual produce en la dosis y en el momento adecuado el “antibiótico, el inmunomodulador, el antidepresivo, el analgésico” o cualquier sustancia o tejido que se requiera para contrarrestar una enfermedad o daño que haya sufrido el organismo.

Nacemos con este mecanismo de Autocuración, sin embargo las creencias, las ideas, la educación que presenta la sociedad, provoca que estemos inmersos en una “Hipnosis colectiva” en la cual creemos que la Enfermedad es un estado “normal” de la historia vital del Ser Humano.

Ahora quisiera proponerles otro modelo para entender la dualidad Salud-Enfermedad.

Y para esto podemos hablar sobre ejemplos comunes de cómo nos enfermamos.

Nos han vendido… Y reitero “vendido” que es normal estar enfermos, por ejemplo si comenzamos a sentir dolor de cabeza, nos lagrimean los ojos y tenemos flujo nasal, es porque ya tenemos gripe y tenemos que asistir al médico o peor aún comprar el antigripal de moda que anuncian tan vistosamente en la televisión… Cuando el cuerpo puede estar reaccionando a nuestro favor para expulsar algún agente físico que está irritando la mucosa nasal… Más aún, quién de ustedes no ha experimentado lo siguiente: “en la oficina estornuda un compañero de trabajo y enseguida comienzan todos también a estornudar y peor aún hay quien dice “YA ME PEGÓ LA GRIPE”, cuando el período de incubación de la gripe es de 2 a 4 días…
¿TE DAS CUENTA DE QUÉ MENSAJES LE ESTÁS MANDANDO A LAS CÉLULAS DE TU CUERPO?… y recuerda que ellas están en constante atención de las imágenes, pensamientos, palabras y sentimientos… Les estás diciendo “YA ESTOY ENFERMO”… y de manera increíble, automáticamente, cada célula de tu cuerpo vibra ante tal afirmación y comienza a correr un torrente de sustancias tóxicas por todo el organismo… ¿Cuál crees que sea la consecuencia de tal afirmación?

Así es, llegas a tu casa del trabajo y en verdad ya la gripe comenzó a desarrollarse en tu organismo. Cuando tu cuerpo de forma automatizada pudo combatir esa infección sin ningún problema, ya que tiene las células y sustancias especializadas para ello.

Ahora imagínate por un momento qué sucede cuando en lugar de una gripe, a una persona de manera imprevista le dicen “TIENES CÁNCER”, casi es posible ver cómo la vida se escapa literalmente del cuerpo de esa persona. Torrentes de toxinas recorren su cuerpo en ese preciso instante, más aún todo su Sistema Inmunológico se estremece y deja de producir lo necesario para su Autocuración.

Y las células neoplásicas (cancerígenas) tienen el campo abierto para su proliferación.

Estos son algunos ejemplos de cómo nuestro cuerpo reacciona ante nuestros pensamientos, palabras, imágenes mentales y sobre todo ante nuestras emociones…

¿Qué hago para que mi cuerpo no se vea afectado de esta forma?

Ahora se estarán preguntando…

Veamos un caso de como la relación Mente-Cuerpo es fundamental en el proceso de Autocuración del que hemos hablado anteriormente:

“Tina, mujer joven que se veía vigorosa, muy inteligente y atractiva, necesitaba un examen físico como requisito para una solicitud de trabajo.

Mientras establecían su historia clínica, descubrieron que a esta paciente se le había diagnosticado, alguna vez, un linfoma de Hodgkin o cáncer de las glándulas linfáticas. Se le había recomendado que recibiera tratamiento en un prominente hospital docente, que estaba asociado con una famosa escuela médica en el área de Boston. Ahí recibió su primera serie de quimioterapia.

El cáncer estaba extremadamente avanzado, y se le había clasificado como estado IV-B, lo que significaba que ya había invadido la médula ósea.

La paciente sufría los efectos secundarios de la quimioterapia, y eran tan debilitantes que decidió no terminar la serie completa del tratamiento. Sus padres eran médicos; por consiguiente, ella se encontraba bajo mucha presión por parte de toda su familia para que continuara el tratamiento.

En lugar de ceder a dicha presión, salió del país para vivir en un pequeño pueblo europeo por un año. Ahí practicó sola las sencillas técnicas de visualización (en una técnica, se pide a los pacientes que visualicen su enfermedad, su tratamiento y las defensas de su organismo, entre otras) propuestas por el doctor Simonton, después de haber leído mucho sobre ellas. Un año más tarde regresó a Boston. Se dio cuenta de que los nódulos linfáticos inflamados y las masas anormales de varias partes de su cuerpo habían disminuido de tamaño.Cuando se le examinó otra vez en la clínica para casos de cáncer en donde se le había atendido previamente, todos los médicos estaban muy sorprendidos al no encontrar ni siquiera alguna evidencia de que esta paciente tuviera cáncer.

Le preguntaron qué clase de quimioterapia había estado recibiendo y en dónde. Cuando les dijo que no había seguido ningún tratamiento médico típico, sino que había estado practicando la técnica Simonton, completamente sola, la reacción de los doctores fue la típica de la medicina institucionalizada: Le dijeron que a su recuperación se le conocía como “remisión espontánea”; pero no la discutieron ni lo trataron de averiguar con ella y ni siquiera le explicaron lo que quería decir.

Para ellos el término mismo de remisión espontánea les permitía borrar de su mente el fenómeno. Como muchos otros científicos y médicos, tenían una mente cerrada.

El hecho real era que la paciente había estado practicando una técnica definitiva, y en su mente, por lo menos, había una relación de causa y efecto entre la técnica y los resultados clínicos que siguieron…

Hemos visto ya que las células cancerosas, en su inútil y torpe multiplicación, han perdido contacto con su inteligencia básica, con la habilidad, a nivel genético, que debe regular una división celular adecuada. De algún modo, estas técnicas mentales restauran la inteligencia al operar desde la conciencia de la mente. Es una inteligencia dentro de nuestro cuerpo que se comunica con otra y la normaliza. Lo que parece muy prometedor es que la curación surge dentro del paciente, aprovechando la conexión mente cuerpo…”

Expongamos muy brevemente algo de esta técnica que nos demuestra nuevamente la importancia de la relación Mente-Cuerpo en el proceso de Autocuración.

El Dr. Carl Simonton menciona que las imágenes mentales potencialmente efectivas suelen contener ciertos rasgos en común:

• Las células del cáncer son débiles y están confusas.

• El tratamiento es fuerte y poderoso.

• La células sanas no tienen dificultad para reparar los pequeños deterioros que pudiera causar el tratamiento.

• El ejército de leucocitos es enorme y supera a las células del cáncer.

• Los leucocitos son agresivos, guerreros, rápidos en la búsqueda y destrucción de las células del cáncer.

• Las células cancerosas muertas son eliminadas del cuerpo y de forma natural.

• Al final del proceso, hay que representarse en perfecto estado de salud.

• Visualizar la consecución de las metas en la vida. Estructura de la Terapia:
El tratamiento psicológico tiene una duración aproximada de seis semanas, durante las cuales se procurará la repetición de los ejercicios al menos tres veces diarias y con la recomendación del uso relajación y visualización de forma indefinida…

“Si llega un punto en que el paciente no muestra signos de cáncer puede comenzar a usar las imágenes mentales para que realicen una función de vigilancia y continúe visualizándose sano y libre de enfermedad”

El primer paso hacia el camino de recuperación de la salud es la comprensión del modo en que nuestras creencias y emociones han contribuido a la enfermedad; el paso siguiente es encontrar la forma de influir en dichas creencias como apoyo al tratamiento; la piedra angular para llevar a cabo esta tarea es el uso de relajación-visualización, ya que ambas herramientas tienen múltiples usos y beneficios para los enfermos de cáncer.

En un segundo libro “Sanar es un viaje”, el Dr. Carl Simonton, ideó un plan de dos años para recuperar la salud, para ello, la visualización sigue siendo fundamental. Elabora en éste, cinco meditaciones como parte del trabajo hacia la recuperación:

1) Meditación para cambiar las creencias sobre el cáncer.

2) Meditación para desarrollar la confianza.

3) Meditación para mejorar la comunicación con su sabiduría interior.

4) Meditación como forma de aumentar su seguridad mediante el trabajo con el dolor.

5) Meditación de cómo aumentar su energía para recuperarse disminuyendo el miedo a la muerte.

Hasta este punto hemos hablado de la inevitable relación entre la Mente y el Cuerpo en relación al proceso de Autocuración y en la generación de Salud.

Propusimos distintos ejemplos de cómo nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros recuerdos influyen de manera fundamental sobre la fisiología de nuestro organismo para sanar, así como para generar las distintas enfermedades que desarrollamos.

Evidentemente, existen diversos factores y agentes físicos, químicos, biológicos, etc., a los que estamos expuestos que son productores de enfermedades y deterioro de nuestro organismo… ¿Pero, hasta qué grado estás permitiendo que tu Sistema Inmunológico no funcione de manera precisa para generar las sustancias o anticuerpos necesarios para defenderte de estos agentes externos?

Las experiencias cotidianas que vivimos las metabolizamos en el organismo y generan una bioquímica específica. Si la experiencia es percibida como agradable o satisfactoria puede estimular al sistema inmunológico en nuestro beneficio.

Sin embargo si la experiencia es aterradora o de sufrimiento, ¿Qué crees que sucede con tu Sistema Inmunológico?… ¡Efectivamente! Cada célula de tu cuerpo tiene reciente esa información… Recuerda que todas las células de tu organismo están “escuchando” constantemente tus pensamientos y percibiendo tus emociones.

Revisemos un interesante estudio de cómo nuestras experiencias vividas influyen definitivamente sobre nuestra bioquímica, sobre el envejecimiento celular, en definitivo sobre nuestra SALUD:  En 1985 la Dra. Ellen Langer, psicóloga y profesora de la Univesidad de Harvard, publicó un aviso en el Boston Globe para 100 personas mayores de 70 años, a quienes llevaría fuera de Boston, a un monasterio para realizar un experimento.

El tratamiento psicológico tiene una duración aproximada de seis semanas, durante las cuales se procurará la repetición de los ejercicios al menos tres veces diarias y con la recomendación del uso relajación y visualización de forma indefinida…

“Si llega un punto en que el paciente no muestra signos de cáncer puede comenzar a usar las imágenes mentales para que realicen una función de vigilancia y continúe visualizándose sano y libre de enfermedad”

El primer paso hacia el camino de recuperación de la salud es la comprensión del modo en que nuestras creencias y emociones han contribuido a la enfermedad; el paso siguiente es encontrar la forma de influir en dichas creencias como apoyo al tratamiento; la piedra angular para llevar a cabo esta tarea es el uso de relajación-visualización, ya que ambas herramientas tienen múltiples usos y beneficios para los enfermos de cáncer.

 

 

 

Revisemos un interesante estudio de cómo nuestras experiencias vividas influyen definitivamente sobre nuestra bioquímica, sobre el envejecimiento celular, en definitivo sobre nuestra SALUD:  En 1985 la Dra. Ellen Langer, psicóloga y profesora de la Univesidad de Harvard, publicó un aviso en el Boston Globe para 100 personas mayores de 70 años, a quienes llevaría fuera de Boston, a un monasterio para realizar un experimento.
Durante diez días iban a pretender que estaban 30 años atrás. Todas las personas debían tener más de 70 años y por diez días pretenderían que estaban viviendo treinta años antes, en los años 50´s.

Ya se había terminado la guerra y tenían todos los diarios, las revistas “Life” que en esa época eran muy populares, había fotos y postales, posters, música de los años 50´s, artículos de diarios de los años 50´s, ropa con la moda de esa época. Todo era esos años, y se hablaba sólo en tiempo presente.

En otra parte del monasterio, otro grupo de 100 personas mayores de 70 años, también habla de los años 50´s pero en tiempo pasado. Todos piensan y ponen su atención en los años 50´s, pero con la única diferencia que un grupo habla de y lo revive en el tiempo presente y el otro grupo está pensando y hablando de él, en tiempo pasado.

Después de tres días, sacó algunas fotos y las mostró a observadores independientes; les preguntó ¿quiénes eran más jóvenes? y en la mayoría de los casos, decían que las fotos eran de unos diez años atrás o que esa persona tenía diez años menos. Después, se puso a medir la audición, la visión, la presión sanguínea, en total terminó midiendo 100 parámetros biológicos distintos de envejecimiento (bio-marcadores de envejecimiento), incluyendo respuestas inmunológicas, nutritivas, y todas se habían revertido por lo menos unos veinte años, en menos de diez días.

Ella había revertido sus edades biológicas más de veinte años en menos de diez días. Los llevó de vuelta a sus hogares el viernes por la tarde y el lunes ya estaban nuevamente donde habían comenzado **

Este estudio es una muestra más de cómo la forma en como “procesamos” las experiencias, los pensamientos, los recuerdos, que vivimos a diario, tendrán una influencia constante en nuestra Salud.

Hablemos de dos casos en donde algo inmaterial como lo es la consciencia, los pensamientos, los sentimientos se transforman en algo material, en este caso una sustancia química, anticuerpos ó tejidos:

Caso 1

** Investigadores de la Universidad de Miami, en la que se estudiaban niños prematuros en la Sala de Terapia Intensiva del Hospital dicha Universidad, colocaron a dos grupos de bebés prematuros, en cunas cerradas con pequeños orificios (incubadora) y con cada uno de los grupos un investigador. Tres veces al día, éste pasaba su brazo por la ventana y acariciaba a los bebes prematuros. Se le llamaba “estimulación kinestésica”.
Se encontró, que en el grupo donde se realizaba este tipo de estimulación, el bebé prematuro aumentaba en 40% más su peso, a diferencia de los que no recibían este tipo de estimulo.

Caso 2

** Otro caso es el de un estudio realizado en la Universidad Estatal de Ohio que consistía en analizar el metabolismo del Colesterol en los conejos, en el cual administraban a los conejos dietas muy altas en grasas, al cabo de un tiempo comprobaron la elevación de los niveles de Colesterol y Arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias).

Asombrosamente descubrieron que un grupo de conejos no desarrollaban el mismo nivel de arteriosclerosis o hiperlipidemia aunque tuvieran la misma dieta que el otro grupo de conejos que si las desarrollaba. De hecho se detectaba un 60% menos en la incidencia de hiperlipidemia y sus complicaciones en los conejos de ese grupo.

Los científicos no sabían porque se daba esa diferencia, hasta que alguien descubrió que el encargado de darle de comer a ese grupo de conejos, en lugar de arrojarles la comida les sacaba de la jaula los acariciaba y les hablaba cariñosamente.

Como consecuencia de esta experiencia los conejos transferían el Colesterol por una vía metabólica totalmente diferente.

Ejemplos concretos de cómo el organismo y específicamente cada célula “escucha, percibe y reciente” cada idea, pensamiento y emoción a cada instante de nuestras vidas.

Entonces ¿qué necesitamos hacer para ayudar y apoyar a nuestro organismo en el proceso de Autocuración?… Obviamente el tener una actitud positiva ante la vida es muy importante, sin embargo no es lo único. Por lo mismo un paso fundamental en la curación de cualquier enfermedad o condición, sea orgánica, psicológica o emocional, es cambiar la idea, el paradigma con el que vemos y entendemos la dualidad: SALUD – ENFERMEDAD…

Fuente: saiku