Etiqueta: imaginación

APRENDE A RECIBIR LA ENERGIA DE LOS ARBOLES

dsc00681

Cuando caminamos entre los árboles en un parque o un bosque, podemos llegar a sentir la energía que desprenden. Los celtas creían que cada árbol poseía un espíritu sabio y que sus rostros podían verse en la corteza de sus troncos y sus voces escucharse en el sonido de las hojas moviéndose con el viento.

Los árboles nos ayudan a establecer contacto con el poder de la naturaleza, nos dan herramientas para sanarnos, relajarnos, fortalecernos, cargarnos de energía vital y son portadores de los mensajes de la madre Tierra.

Existen cada vez más personas que han comprobado los beneficios de abrazar los árboles. Al revés que con las personas que al abrazarlas podemos notar pérdidas de energía debido a factores emocionales, con un árbol siempre notaremos que nos carga, nunca que nos descarga.

No olvidemos que todo ser vivo es energía, y al igual que nosotros, los árboles tienen la suya propia, muchas veces entramos en sintonía y sentimos como fluye expresando nuestra sensación de bienestar, tranquilidad, serenidad, etc. Desde aquí queremos compartir la energía que te aporta cada árbol en concreto, porque cada uno tiene una característica, determinada por su especie, velocidad de crecimiento, entorno.

¿CÓMO CAPTAR LA ENERGÍA DE LOS ÁRBOLES?

La energía que emanan los árboles, al igual que la nuestra, es invisible al ojo físico, es lo que llamamos el aura, muy perceptible sensitivamente.

El árbol al igual que las personas está emitiendo vibraciones energéticas constantemente y son perfectamente asimilables por el ser humano, se pueden absorber y podemos beneficiarnos de sus efectos.

Existen dos formas fundamentales de captarla:

– A TRAVÉS DE LA EMANACIÓN ÁURICA DEL ÁRBOL

Su extensión es más o menos grande según las características de cada árbol y su situación ambiental. Bastará penetrar en su radio de acción. Este tipo de energía se absorbe con el simple hecho de pasear por un bosque, conscientemente podemos aumentar su captación regulando nuestra respiración a un ritmo tranquilo y algo profundo.

En la práctica, esto lo podemos hacer:

1.- Camina entre los árboles y escoge alguno que te llame la atención.

2.- Acércate a él, obsérvalo y capta su energía, no trates de analizarlo mentalmente o de establecer un vínculo emocional. Sólo nota su tono vibratorio.

3.- Tócalo al mismo tiempo que cierras los ojos, con tu mano izquierda. Reconoce su fuerza y su influencia en el entorno. Observa si es un árbol solitario o un pastor de árboles que tiene influencia sobre el colectivo. Capta si su energía es curativa, o si es protectora y amorosa, o si es sabia, o si es imponente en todo ese territorio o de cualquier otro tipo. Acepta esa energía sin más y pregúntate si deseas recargarte a ti mismo con esa fuerza.

4.- Establece contacto con la energía del árbol mediante tu corazón energético. Vacía tu ruido interno, fluye en el amor y escucha al árbol. Capta su espíritu. Preséntate con tu nombre y entra en un espacio donde la comunicación es energética y no sonora. Puedes pedir consejo sobre cualquier situación que necesites, cargarte de energía, relajarte o aceptar su sabiduría.

5.- Escucha la en tu corazón, da las gracias, levántate y despídete poniendo tu mano derecha sobre su tronco.

EN CONTACTO DIRECTO CON EL ÁRBOL

Utilizando las manos:
A través de ellas podemos realizar una captación más consciente, son una zona muy sensible a la emisión y captación vibratoria ya que en la palma existen varios puntos de entrada y salida de energía. La posición más conveniente es la de seguir las grietas o fisuras de la corteza en el sentido que las presenta el árbol.

Utilizando la espalda:
La parte central de la espalda, recorriendo la columna vertebral, se encuentra el canal energético principal del cuerpo. Apoyando esta zona en el tronco del árbol absorberemos la energía que emana.

Desde la antigüedad ya se sabe que cada árbol alberga un espíritu que le confiere una fuerza determinada, una energía que le da un poder genuino y exclusivo, según a la clase que pertenezca.

En ocasiones podemos buscar la fuerza del árbol para mitigar el dolor de una enfermedad, para superar las preocupaciones o simplemente para conseguir alcanzar nuestro propio equilibrio. Este intercambio energético no afecta negativamente al árbol, ya que este las transmite a la Madre Tierra y esta las transmuta completamente.

En las técnicas orientales, como el chi-kung, hay una postura que se llama “abrazar el árbol†. Esta posición estática alinea todos los huesos del modo más eficaz posible.

Buddha se iluminó bajo una higuera. Jesús estuvo en el monte de los olivos. A los cátaros les gustaban las acacias. Los Druidas preferían la fuerza masculina del roble para usar su sabiduría. Los jóvenes enamorados buscaban el tilo para confiar sus intimidades amorosas porque representaba el vigor de Venus. De cualquier modo existen diferentes clases de árboles y es un ejercicio interesante conocer las diferentes energías que fluyen a través de ellos. Una buena forma de hacerlo es abrazándolos al mismo tiempo que nos hacemos uno con él.

CUALIDADES ENERGÉTICAS DE ALGUNOS DE NUESTROS ÁRBOLES:

La Encina y el alcornoque
La encina y el alcornoque son primos hermanos de la misma especie, son los árboles de la potencia, su aspecto firme y algo áspero nos muestran un carácter firme y seguro.

Son árboles robustos, fuertes y protectores con grandes cualidades energéticas. Buenos amigos a los que acudir cuando se está en baja forma física o en situaciones de bajo estado de ánimo, ansiedad o inseguridad ya que su energía nos ayuda a transformarlos en actitudes más positivas y seguras.

Por ello te proponemos que te acerque a un buen ejemplar, lo abarques con tus brazos, te fundas con él y luego te relajes sentado a sus pies y dejes fluir su fuerza.

El olivo
La energía del olivo es altamente beneficiosa. Al acercarse a un buen ejemplar notarás una sensación de paz y serenidad. El olivo es sabio, viejo y amigable y brinda al que se le acerca un apoyo incondicional.

Al sentarnos y recostarnos en su tronco su contenido energético ira traspasándose lentamente a su cuerpo, este incide en 6 de los centros vitales más importantes que posee el ser humano, estos centros son los principales reguladores y alimentadores de toda nuestra estructura energética, pero donde posiblemente notará más su efecto es en el 4º de ellos, situado a la altura del pecho, sintiendo la necesidad de respirar profundamente y proporcionándole una sensación de bienestar.

El olivo alimenta los circuitos mentales, permitiendo que estos se equilibren y recuperen un ritmo natural.  

 (Fuente desconocida)

Puedo alcanzar mi sueño cambiando mis patrones de pensamiento

Definitivamente si. He logrado entender que el pensamiento pasa por un proceso interno a través de nuestro cerebro consciente e inconsciente. Y por qué no se cumplen los sueños, deseos, propósitos que todo el mundo tenemos,  cuando existe la creencia de que el Universo conspira para que sea realicen  los sueños?  Las creencias son más poderosas que los deseos.

Es en nuestra mente o cerebro  consciente donde ocurre la imaginación, donde nacen las visiones y los sueños, donde se eligen nuevos caminos, donde se corren nuevos riesgos y donde se exploran nuevas iniciativas.  La mente consciente puede ejercer un control muy estricto pero sólo a corto plazo. Su habilidad de procesamiento es muy limitada.  Ahora para que se hagan realidad es necesario imprimir esos deseos en la mente inconsciente porque es ella la que da seguimiento a los cientos de acciones necesarias para lograrlos.

Y cómo lo hago sería la siguiente pregunta?

Primero veamos que  lo que percibe el cerebro consciente no es lo mismo que lo que percibe el cerebro inconsciente

Es preciso que aprendamos que el cerebro consciente   procesa 2.000 bits de los 400.000millones de bits de información que recibe cada segundo a través de los sentidos y los convierte en aquello que percibimos.  El resto de bits los procesa nuestro cerebro inconsciente.  Podemos ver esto en un ejemplo:  lo que vemos no es lo que nuestros ojos pueden detectar sino aquello que determinan los patrones neurológicos de nuestro cerebro. Por eso vemos que muchas personas viendo un mismo objeto lo describen de distinta forma. Entonces  no somos conscientes de la mayor parte de la información que recibimos pues los 399.999.999.999 de bits van directamente al cerebro inconsciente.

Concluyamos en este punto que el Cerebro Consciente es el que piensa y razona y a través del cual ejercemos nuestro libre albedrío. Es el lugar donde elaboras nuevas creencias pero no es allí donde se alojan. Es maravilloso diseñando planes, elaborando estrategias.

Pero existe  la otra parte de nuestro cerebro: el Cerebro Inconsciente que es donde se ubican nuestros hábitos tanto físicos como mentales, creencias, paradigmas: manejamos, caminamos, comemos, escribimos en nuestros computadores sin ponernos a pensar cómo lo tenemos que hacer. Recuerdo que cuando iba de mi casa a la oficina que quedaba relativamente cerca me asombraba cómo llegué  si no iba pendiente del camino que debía tomar, eso me pasaba muchas veces.

Lamentablemente la información que guardamos aquí es en su mayor parte limitante, negativa  está basada en aquello que aprendimos de nuestro entorno cercano lleno de falsos paradigmas.

Una vez que sabemos que existen estas dos áreas y sus particulares funciones en nuestro cerebro nos habremos dado cuenta que no es suficiente con sólo pensar para que nuestros deseos se hagan realidad.

Darse cuenta es un buen paso!!!!!

Cómo hago para cambiar mi programación en el subconsciente?

Existe una red nerviosa llamada Sistema de Activación Reticular que es como un portero en la puerta de la mente y está ubicada en la base del cerebro cuya función es la de llevar la información de lo que siento, huelo, veo, saboreo, escucho,  hacia la parte de mi cerebro encargada de buscar los patrones de información y envía en milésimas de segundo  una señal al cerebro consciente para indicarme que algo importante está sucediendo. Si esta red no  está programada para lo que REALMENTE QUIERO no lograré captar todas las oportunidades, recursos, conexiones que me podrían ayudar a alcanzar la meta o podía pasar también  que estaba programada con lo que NO QUIERO y entonces eso es precisamente lo que siempre voy a encontrar a cada paso por la vida (aquí radica el por qué reincidimos y caemos una y otra vez en situaciones, relaciones, negocios, experiencias que no queremos).  Entonces lo que tenemos que hacer es entrenar a esta red a que se fije en lo que SI QUEREMOS y no en lo que NO QUEREMOS, es decir que se enfoque en las solución y no en el problema.

Hay otro mecanismo inconsciente en el cerebro que es como un piloto automático, lo llaman Punto Programado y se activa  ante cualquier cambio que nos quiera sacar de nuestra zona de comodidad, enviando una señal hacia el resto del sistema nervioso y el cerebro al recibirla como duda, temor o ansiedad,  de inmediato interpreta ese sentimiento como una señal peligrosa.

Puede ser un mecanismo de supervivencia claro está. Sin embargo también puede producir temor y obstaculizar nuestros esfuerzos por alcanzar nuestros propósitos.  O nos  puede estar diciendo  que esa sensación de riesgo y crecimiento que vienen con ese deseo  es parte de las nuevas y renovadoras experiencias.  No necesariamente nos está diciendo que hay un peligro en aquellos cambios que queremos hacer sino que simplemente nos alerta que estamos recorriendo un territorio desconocido. Solamente eso.

Cómo lo utilizamos a nuestro favor?

Debemos modificar nuestra conducta es necesario ir a la fuente que son esos hábitos negativos que están ubicados en el subconsciente. Temores, incertidumbres, dudas siempre habrán sin embargo deberás seguir adelante de todas maneras.

Y si no lo hacemos, simplemente cada vez que hagamos algo  significativo para a lograr un propósito,  un mecanismo se activará y provocará que retrocedamos hacia nuestra zona de confort, hacia nuestros pensamientos limitantes que son quienes a la larga determinan todo aquello que vivimos.

Conclusión:

  1. Enfocarnos en la solución y no en el problema
  2. Modificar aquellos hábitos que sabemos son los causantes de que no tomemos acciones
  3. Crea tu sueño o deseo como una experiencia vívida, no visualizándote en tercera persona, vívelo en primera persona, siéntete parte de eso que anhelas.

Por último te diría que recuerdes algo que hayas hecho que te elevó la adrenalina, como por ejemplo casarte, tener tu hijo, comprarte un auto, una casa, lograr el empleo deseado y que reconozcas que eres capaz de hacer cosas grandiosas y que siempre que percibas temor, resistencia significa que estás creciendo.

Con amor desde mi corazón

Rita Altamirano

Puedo lograr mis sueños???????????????