Etiqueta: energía

Carta de una Niña Cristal a la humanidad

 

001372a9aeaf10c14eef10

La luz, los sonidos fuertes, la comida, los químicos, los malos pensamientos, la mala “vibra”… Mi cuerpo ya no soporta ninguna de éstas cosas… Médicos, psicólogos, psiquiatras… ninguno tiene una respuesta para mí.
¿Enfermedad?¿ Locura? ¿Mañas? ¡Quién sabe, fragilidad quizás!…
Tengo hace un tiempo una sensación de querer volver a casa, de que ya todo terminó y quiero volver a casa, y es una pregunta frecuente… ¿Si quiero volver a casa, entonces dónde estoy??…
¿Acaso ésta no es mi casa?… No se a dónde quiero ir, sólo se que quiero ir a casa con mis hermanos, con mi familia. Pero: ¿Y mi familia y mis hermanos, acaso ellos no son mi familia, no son mis hermanos?…
¡Sólo sé que quiero volver a casa, pero no sé cómo!…
Es como un sueño, del cual no puedo despertar. Veo todos los días de mi vida, desde que nací, ésa mañana de verano cálida y dulce…
Veo cómo se dañan entre ustedes, veo las injusticias que permiten, veo sus verdaderos rostros detrás de sus ojos… Y me pregunto: ¿Por qué fingen ser lo que no son?… ¿Por qué están encerrados en su interior?… ¡Tristes, enojados, simples y sensibles!…
¿Por qué se lastiman a ustedes mismos?… ¡¿Por qué quieren restringirse, privarse de ser lo que son?!…
Seres Humanos. ¡Bellos, sensibles y perfectos seres humanos!…
Mírense, sólo mírense a los ojos, vean sus almas… Déjense ver por los demás… ¿A qué le tienen miedo?…
¡Todos estamos hechos de lo mismo, nadie es mas fuerte que otro, nadie es mejor, porque todos somos excelentes!… ¡Son seres maravillosos, con una inteligencia enorme, con cualidades asombrosas, seres llenos de Luz, que iluminan éste mundo con Amor!…
¡Yo no veo sus personajes, yo veo sus almas, ése es mi Don!…
Y ¡tienen almas hermosas, llenas de Luz, llenas de Amor, de pureza, almas cristalinas, bellas!… Pero cuando veo sus personajes, son totalmente diferentes a sus almas.
Sus personajes son fríos, indiferentes, mediocres, vacíos… Veo día a día, sus obras de teatro, donde lo único que hacen es mentir, lastimar, juzgar…
Veo sus películas de terror, donde matan a sus hermanos, donde se pelean por un trozo de oro, un pedazo de territorio, un líquido negro… ¡Que no vale ni la milésima parte de lo que valen ustedes!…
Veo injusticias, veo hambre, veo día a día que envenenan a sus hermanos.
Lloré muchas veces por ustedes, y pedí muchas veces por ustedes: ¡Traté de ayudarlos pero siguen lastimándose… siguen lastimándome!…
Yo estoy acá para ayudarlos, estoy acá para sanarlos, vine a trabajar por ustedes… para eso nací y ése es mi Destino y mi Misión.
¡Soy sensible, todo lo que ustedes sienten yo lo siento, todo lo que ustedes piensan yo lo siento, todo lo que le hacen a mi Madre Naturaleza, yo lo siento!…
Solo quiero que despierten, que miren por un segundo a su alrededor… ¡Sólo vean… árboles, montañas, lagos, bosques, cielo, tierra, rios, mares, animales, sol, luna, hij@s, niñ@s, herman@s, amig@s… Amor, Paz, Armonía, Salud, Belleza!…
¡Dios les regalo un jardín, el Jardín del Edén!… Siempre estuvo con ustedes, no hace falta morir, no hace falta ir al cielo, por que el cielo está en la tierra desde el primer día en que apareció la primera señal de vida.
No busquen afuera, no busquen en otro plano. El paraíso que buscan, estuvo siempre en la tierra, sólo observen… observen el amanecer, dejen que el viento acaricie sus rostros, que el agua refresque y limpie sus almas, dejen al fuego regalarles su calor…
Dejen a la luna iluminar sus noches de Amor, muévanse al ritmo de la naturaleza, bailen al compás de sus sonidos, de su música.
¡Sean libres, dejen salir a sus almas, dejen que los domine por completo, Sean la Luz que vinieron a Ser, sean el Amor que son, sean, sólo sean!…Son maravillosos, son la perfección que tanto buscan, son la felicidad que tanto anhelan, son Amor, son la razón de mi Existir.
¡Gracias por leerme, gracias por comprenderme, y muchas más, por Despertar tu Conciencia!
Escrito, Editado y Publicado por M. Alejandra Sandoval

APRENDE A RECIBIR LA ENERGIA DE LOS ARBOLES

dsc00681

Cuando caminamos entre los árboles en un parque o un bosque, podemos llegar a sentir la energía que desprenden. Los celtas creían que cada árbol poseía un espíritu sabio y que sus rostros podían verse en la corteza de sus troncos y sus voces escucharse en el sonido de las hojas moviéndose con el viento.

Los árboles nos ayudan a establecer contacto con el poder de la naturaleza, nos dan herramientas para sanarnos, relajarnos, fortalecernos, cargarnos de energía vital y son portadores de los mensajes de la madre Tierra.

Existen cada vez más personas que han comprobado los beneficios de abrazar los árboles. Al revés que con las personas que al abrazarlas podemos notar pérdidas de energía debido a factores emocionales, con un árbol siempre notaremos que nos carga, nunca que nos descarga.

No olvidemos que todo ser vivo es energía, y al igual que nosotros, los árboles tienen la suya propia, muchas veces entramos en sintonía y sentimos como fluye expresando nuestra sensación de bienestar, tranquilidad, serenidad, etc. Desde aquí queremos compartir la energía que te aporta cada árbol en concreto, porque cada uno tiene una característica, determinada por su especie, velocidad de crecimiento, entorno.

¿CÓMO CAPTAR LA ENERGÍA DE LOS ÁRBOLES?

La energía que emanan los árboles, al igual que la nuestra, es invisible al ojo físico, es lo que llamamos el aura, muy perceptible sensitivamente.

El árbol al igual que las personas está emitiendo vibraciones energéticas constantemente y son perfectamente asimilables por el ser humano, se pueden absorber y podemos beneficiarnos de sus efectos.

Existen dos formas fundamentales de captarla:

– A TRAVÉS DE LA EMANACIÓN ÁURICA DEL ÁRBOL

Su extensión es más o menos grande según las características de cada árbol y su situación ambiental. Bastará penetrar en su radio de acción. Este tipo de energía se absorbe con el simple hecho de pasear por un bosque, conscientemente podemos aumentar su captación regulando nuestra respiración a un ritmo tranquilo y algo profundo.

En la práctica, esto lo podemos hacer:

1.- Camina entre los árboles y escoge alguno que te llame la atención.

2.- Acércate a él, obsérvalo y capta su energía, no trates de analizarlo mentalmente o de establecer un vínculo emocional. Sólo nota su tono vibratorio.

3.- Tócalo al mismo tiempo que cierras los ojos, con tu mano izquierda. Reconoce su fuerza y su influencia en el entorno. Observa si es un árbol solitario o un pastor de árboles que tiene influencia sobre el colectivo. Capta si su energía es curativa, o si es protectora y amorosa, o si es sabia, o si es imponente en todo ese territorio o de cualquier otro tipo. Acepta esa energía sin más y pregúntate si deseas recargarte a ti mismo con esa fuerza.

4.- Establece contacto con la energía del árbol mediante tu corazón energético. Vacía tu ruido interno, fluye en el amor y escucha al árbol. Capta su espíritu. Preséntate con tu nombre y entra en un espacio donde la comunicación es energética y no sonora. Puedes pedir consejo sobre cualquier situación que necesites, cargarte de energía, relajarte o aceptar su sabiduría.

5.- Escucha la en tu corazón, da las gracias, levántate y despídete poniendo tu mano derecha sobre su tronco.

EN CONTACTO DIRECTO CON EL ÁRBOL

Utilizando las manos:
A través de ellas podemos realizar una captación más consciente, son una zona muy sensible a la emisión y captación vibratoria ya que en la palma existen varios puntos de entrada y salida de energía. La posición más conveniente es la de seguir las grietas o fisuras de la corteza en el sentido que las presenta el árbol.

Utilizando la espalda:
La parte central de la espalda, recorriendo la columna vertebral, se encuentra el canal energético principal del cuerpo. Apoyando esta zona en el tronco del árbol absorberemos la energía que emana.

Desde la antigüedad ya se sabe que cada árbol alberga un espíritu que le confiere una fuerza determinada, una energía que le da un poder genuino y exclusivo, según a la clase que pertenezca.

En ocasiones podemos buscar la fuerza del árbol para mitigar el dolor de una enfermedad, para superar las preocupaciones o simplemente para conseguir alcanzar nuestro propio equilibrio. Este intercambio energético no afecta negativamente al árbol, ya que este las transmite a la Madre Tierra y esta las transmuta completamente.

En las técnicas orientales, como el chi-kung, hay una postura que se llama “abrazar el árbol†. Esta posición estática alinea todos los huesos del modo más eficaz posible.

Buddha se iluminó bajo una higuera. Jesús estuvo en el monte de los olivos. A los cátaros les gustaban las acacias. Los Druidas preferían la fuerza masculina del roble para usar su sabiduría. Los jóvenes enamorados buscaban el tilo para confiar sus intimidades amorosas porque representaba el vigor de Venus. De cualquier modo existen diferentes clases de árboles y es un ejercicio interesante conocer las diferentes energías que fluyen a través de ellos. Una buena forma de hacerlo es abrazándolos al mismo tiempo que nos hacemos uno con él.

CUALIDADES ENERGÉTICAS DE ALGUNOS DE NUESTROS ÁRBOLES:

La Encina y el alcornoque
La encina y el alcornoque son primos hermanos de la misma especie, son los árboles de la potencia, su aspecto firme y algo áspero nos muestran un carácter firme y seguro.

Son árboles robustos, fuertes y protectores con grandes cualidades energéticas. Buenos amigos a los que acudir cuando se está en baja forma física o en situaciones de bajo estado de ánimo, ansiedad o inseguridad ya que su energía nos ayuda a transformarlos en actitudes más positivas y seguras.

Por ello te proponemos que te acerque a un buen ejemplar, lo abarques con tus brazos, te fundas con él y luego te relajes sentado a sus pies y dejes fluir su fuerza.

El olivo
La energía del olivo es altamente beneficiosa. Al acercarse a un buen ejemplar notarás una sensación de paz y serenidad. El olivo es sabio, viejo y amigable y brinda al que se le acerca un apoyo incondicional.

Al sentarnos y recostarnos en su tronco su contenido energético ira traspasándose lentamente a su cuerpo, este incide en 6 de los centros vitales más importantes que posee el ser humano, estos centros son los principales reguladores y alimentadores de toda nuestra estructura energética, pero donde posiblemente notará más su efecto es en el 4º de ellos, situado a la altura del pecho, sintiendo la necesidad de respirar profundamente y proporcionándole una sensación de bienestar.

El olivo alimenta los circuitos mentales, permitiendo que estos se equilibren y recuperen un ritmo natural.  

 (Fuente desconocida)

Cómo subo mi vibración

waterdrop2wallpapers

Es necesario señalar lo que afecta a nuestra vibración para así comprender el cómo subirla.

1.- Nikola Tesla dijo: “si quieres comprender el Universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración”. El plano físico es energía, las emociones, los pensamientos, todo ello son vibración. Los químicos en el organismo producen frecuencias y es a través de ello que se generan ciertos estados en el ser (tal como lo generan las sustancias químicas externas).

2.- El cuerpo energético impacta al cuerpo mental-emocional y finalmente al físico. Todo lo que ingresa a nosotros o lo que se produce en nosotros, impacta a estos cuerpos, por ello es necesario saber la naturaleza de lo que estamos ingresando o generando para poder vislumbrar los efectos

3.- Cuando el cuerpo energético vibra bajo, evidentemente se producen bajas frecuencias.Estas nos conectan con el bajo astral y permiten que se filtre cualquier movimiento de este plano. En esta dimensión les llamamos: enfermedades, negatividad, accidentes, tragedias, sombras, etc.

4.- Hablando del alcohol, lo que hace es afectar a los neurotransmisores, afecta el centro de las emociones y la capacidad del juicio. Al verse impactada nuestra red electromagnética se ven afectados nuestros centros energéticos,nuestra frecuencia se altera y nos volvemos no sólo un emisor sino un receptor de la misma densidad vibracional. Además, al momento de estar en contacto con la bebida, estamos conectando con las memorias colectivas relacionadas a este acto. El alcohol ha plasmado en los campos morfogenéticos memorias de accidentes, enfermedades, violencia, muertes y demás eventos. Los campos morfogenéticos forman parte de la investigación del científico Rupert Sheldrake.

5.- El cigarro es el mismo caso que el alcohol. Pareciera que con esto segundo no hay alteración de la consciencia, pero sí, además existe un desequilibrio en el organismo (respiración, presión arterial y frecuencia cardiaca). El simple hecho de que el cigarro haga que el torrente sanguíneo transporte menos oxígeno, bloquea la capacidad de reconexión que tenemos con “La Fuente”. La energía “madre” es la que restituye y regenera las células, si existen bloqueos energéticos fuertes, entonces vienen “enfermedades” como el cáncer (es por ello que bloqueos fuertes emocionales también están asociados a esta “enfermedad”). No olvidemos que algo que parece tan “simple” como la respiración en el Yoga u otras disciplinas, ayudan al reciclaje de nuestros centros energéticos, así como la facilidad de entrar en estados profundos de consciencia (meditación).

cuerpo-electrico

IJOI
Pero, si ese proceso de “respiración-oxigenación” lo afectamos con el cigarro u otras drogas, será complicado que la restitución celular sea en los tiempos que el organismo necesita. De igual manera, la conexión con altas frecuencias a través de la meditación se irá poco a poco menguando, (aunque en ciertos casos parezca lo contrario). El cigarro también ha generado un patrón morfogenético, así que que el consumidor, sin importar la medida, está abriendo en su campo de consciencia individual, las puertas al campo colectivo en donde están grabadas todas las memorias de enfermedad, adicción, sufrimiento, etc.

6.- Las drogas sintéticas y naturales, alteran la consciencia y producen un desfase energético entre el cuerpo mental y el cuerpo físico (además de la perturbación emocional evidente). No es lo mismo una meditación, en la que el cuerpo energético y el físico trabajan de manera conjunta para que finalmente el cerebro entre en frecuencias superiores, que el catapultar al individuo a otras frecuencias sin que este ejercite su voluntad. Cuando no se ejercita la voluntad, el efecto es el contrario. Si hay algo que se necesita para entrar en el plano astral y que las bajas frecuencias no se adhieran, es todo lo que tiene que ver con la voluntad: coraje, valor, fuerza y determinación. La visualización es sustancial para que el individuo se proteja, sin embargo, no olvidemos que la fuerza de la visualización y la intención van en medida de la voluntad.

7.- Sobre el ingerir carne, hay que tener claro que el fruto o el vegetal, al momento de cortarlos siguen vivos. Es como una flor que se corta y sigue viva en el agua. No es lo mismo cuando un animal muere, ya que en este justo momento, se liberan sustancias químicas tóxicas y el cuerpo entra en estado de putrefacción. El francés Daniel Briez en su libro “La Ciencia de los Chakras”, señala que el individuo que come carne consume las memorias del animal (generalmente son estados de profundo estrés y sufrimiento), así como las sustancias bioquímicas. Esto genera un déficit en el plano vibratorio de la persona y por ende la obliga a usar sus reservas vitales, provocando fugas y por ende genera vulnerabilidad en sus centros energéticos. Briez señala que también los parásitos y larvas astrales se adhieren con mayor facilidad al cuerpo sutil por el hecho de comer carne así como también cuesta más trabajo “eliminarlos”. Por eso, no es coincidencia que cuando un “paciente” necesita una pronta recuperación, se suspenda el consumo de la carne. En el plano emocional, está comprobado que la carne aumenta los niveles de agresividad. En el plano neuronal, la sinapsis es más lenta. Tampoco es coincidencia que “las grandes mentes” se hayan abstenido del consumo de la carne (entre otras cosas).

8.- Los pensamientos negativos son impulsos eléctricos con una carga vibratoria específica, esto termina generando una estructura de creencias sobre uno mismo y el entorno; finalmente llega el momento en el que la creencia termina impactando a la creación de la realidad. No olvidemos que todo comienza en la vibración sutil hasta que esta se densifica y se expresa en lo que llamamos materia. Cuando movemos una mano, primero pensamos en hacerlo, lo que origina todo es un impulso eléctrico en el cerebro, que al ser procesado, envía la señal para que finalmente se de el movimiento. Cabe señalar aquí los experimentos del Dr Masaru Emoto en donde la estructura molecular del agua es impactada a través de los pensamientos.

9.- Las emociones negativas derivan del campo del pensamiento, sólo que aquí hay una frecuencia mayor y más densificada. Esto genera un centro de atracción energética mayor. El claro ejemplo lo vemos cuando alguien sale “de mal humor” y todo le sale literalmente mal y genera una racha de eventos desafortunados. Las emociones al generar fugas en el cuerpo energético, también contribuyen a la aparición de “enfermedades” así como a la conexión con eventos de la misma densidad vibracional. (La más fuerte de todas: el miedo).

Si el ser humano logra percibir a los seres queridos “fallecidos”, maestros ascendidos y demás seres de luz cuando está vibrando alto y cuando la mente está en una frecuencia más relajada, si logra vibrar alto cuando está feliz, cuando ama, si la mente, el cuerpo y las emociones funcionan como una verdadera unidad cuando se “vibra alto”, entonces, no le veo caso alguno para alimentarnos de bajas frecuencias en ningún sentido.

La vida es algo tremendamente interesante, mágico, maravilloso e ilimitado como para encerrarnos en la densidad. La transformación de lo denso a lo sutil sólo es cuestión de comprensión, decisión, acción y continuidad.

AUTOR: Nadim David

Sánate a ti mismo

Chakras

Desde un principio, se debe puntualizar que toda creación, por su origen divino, tiende, por propia condición natural, a equilibrarse y sanar por sí misma. Así ocurre, por ejemplo, con el propio Universo Cósmico que siempre ostenta la querencia innata de adoptar siempre los estados de mayor equilibrio que sean posibles en cada instante, el Cosmos y todos los microcosmos que lo componen (galaxias, planetas, procesos, seres vivos, realidades, situaciones y eventos), y del mismo modo procede y reacciona el cuerpo físico y todos los cuerpos energéticos (etérico, emocional, mental y espiritual) de que dispone el ser humano.

Una enseñanza importante argumentada en los contenidos e informaciones de los Mensajes Canalizados, que nos desvelan un conocimiento trascendental acerca de los procesos de sanación, radica en que todo desequilibrio o dolencia que aparece reflejándose en el cuerpo físico parte previamente de desajustes existentes producidos ya en el cuerpo emocional o astral, y no desde el cuerpo mental directamente, sino desde el campo de las emociones. Más bien desde el mental se plasmarían dichos desfases en el emocional y desde este pasarían al plano físico, puesto que si la realidad física se manifestase en la 3D directamente desde el mundo de los pensamientos, con lo dispares que estos pueden llegar a ser en este plano existencial, la vida en este planeta se volvería, tal vez, demasiado caótica.

Cuando cierta dolencia hace su aparición, sucede como con el resto de procesos que acontecen y se manifiestan en este mundo. Se recuerda que todo potencial antes de ser manifestado en la realidad física ya existe en el cuerpo astral en esta dimensión, del cual es seleccionado y atraído para acabar tomando forma, dependiendo, en la mayoría de los casos, fundamentalmente, de las señales vibratorias emitidas por cada ser humano que estas posibilidades puedan llegar a materializarse.

No obstante, sean cuales fueren las características o causas externas que estén vinculadas con el bloqueo del cuerpo físico que se experimente, bien se enfatice en los denominados microorganismos, virus o bacterias, bien se trate de dolencias de cualquier índole, consideradas musculares, óseas, nerviosas, etc., bien se identifiquen entes, energías o los así también llamados espíritus, que, en cualquier caso, puedan provocar una desaplicación o disfunción del organismo, en todos los supuestos posibles, habidos o por haber.

Cualquiera de estos potenciales son atraídos y propiciados por los propios aspectos internos que el ser humano mantiene consigo y que requieren de su atención y revisión, que guardan un orden, lógicamente, con su estado evolutivo y su plan de evolución, y que van a ir marcando, así, sus experiencias y cuestiones de vida, y que, por tanto, son los que van a ir dando forma a todo su entorno exterior y que, en las circunstancias de disfunción o deterioro físico que se mencionan, estos no guardan del todo armonía y equilibrio respecto a la sintonía vibratoria de la energía del Amor, llegando estos desajustes a reflejarse en la realidad física.

En este caso en el cuerpo físico en forma de achaques, afecciones, molestias o trastornos varios, como reflejos palpables de la existencia de dichos aspectos resistentes que impiden la liberación del ser, traspasando finalmente todas las capas y el entramado energético de los cuerpos más sutiles hasta alcanzar forma visible y apreciable en el cuerpo físico.

Otra forma de expresarlo podría resultar de desvelar que, en realidad, todas las formas de energía y conciencia (pensamientos, emociones, palabras, acciones, actitudes y hábitos) coexisten en planos y estratos de vida junto con otras configuraciones existenciales semejantes a estas en vibración (amistades, economía, virus, energías, entes y espíritus) en un movimiento continuo de reagrupación y reunificación, y que la constitución de cada uno de estos mundos representa en sí un mismo proceso.

sanate

Si se trata de aspectos emocionales no alineados o fuera de la armonía que establece el Amor, ellos mismos atraen situaciones igualmente desajustadas, ya que todo lo que vibra energéticamente en la misma frecuencia se atrae y se configura ordenándose así, como lo dispone la Ley Universal de la Atracción Divina, tanto en lo que al estado de salud respecta como a lo referido a cualquier otro orden de la vida.

Esta explicación expresa una vez más la causa por la cual las emociones susceptibles de revisión y transformación aparecen como reflejos externos que provocan malestar, dolor o bloqueo en el cuerpo físico, según ahora se está tratando, añadiendo que, en general, todo nuestro entorno, pues, hace referencia, sin excepción, a reflejos de nosotros mismos o a reflejos de todos y cada uno de nuestros aspectos internos, equilibrados o sin equilibrar.

En caso de que sean detectados bloqueos a nivel del cuerpo físico o en otro nivel de experiencia, se podrá evidenciar la correspondencia que cualquiera de estos sucesos tendrá con la falta de alineación de ciertas emociones que puedan estar sustentándose al mismo tiempo.

De esta forma, es como estos aspectos, no tratados y expuestos aún a la luz y a la transformación del Amor, van a poder salir al estado consciente para que puedan ser identificados, reconocidos y abordados como precisan para elevar su estado energético, que en estado de bloqueo es básicamente denso y pesado desde el punto de vista de su frecuencia vibratoria. Es decir, en muchas ocasiones, a través de las propias realidades no alineadas que estos mismos aspectos atraen, será como ellos pueden llegar a ser sentidos y percibidos emocionalmente en formas reconocibles como el miedo, el dolor interior, las dudas, la ansiedad, la alteración, la rabia, las resistencias, los bloqueos, las faltas de aceptación, etc., y que de otra forma cabe la posibilidad de que no hubiera sido detectada o advertida su existencia.

Será así como, en primer lugar, en ciertos casos puedan ser descubiertos y reconocidos estos modos energéticos internos, pues, no es descartable que la persona en cuestión desconociera, en verdad, la permanencia de estas emociones, hasta que, experimentado cierto suceso, son sacadas a la palestra. En cambio, si se acometen actividades de meditación e introspección con dedicación y constancia diariamente, los desajustes pueden llegar a ser percibidos o distinguidos con antelación antes de que lleguen a manifestarse en la realidad física, pudiéndose subsanar desenlaces no deseados, incluso antes de que hagan su aparición.

Con el conocimiento de la existencia de aspectos emocionales no refinados en la nueva energía del Amor, albergados en el campo emocional, tal circunstancia tan solo requiere de que, a través del permiso y la atención que les otorguemos, sin límites e incondicionalmente, para que de este modo puedan permanecer el tiempo que demanden en nuestro nivel consciente, expresándose, haciendo libre y total uso de su derecho de manifestación, en la serenidad y la calma que nos permita percibirlos, sin involucrarnos o dejarnos llevar por sus impulsos o inercia, tan solo contemplando y sintiendo su expresión emocional (dolor, miedo, ansiedad, resistencia, no aceptación, bloqueo, etc.) como partes energéticas nuestras que son y que únicamente solicitan no ser censuradas, obviadas o reprimidas, acaben, de esta forma, recibiendo las energías del amor incondicional y la aceptación total que necesitan incorporar e integrar para alcanzar la elevación e iluminación que merecen para sumarse a la ascensión junto con el resto de partes de nuestro ser en su conjunto.

Este entendimiento y las actitudes que de él se deriven, por supuesto, gozarán de independencia a la hora de ser aplicados, sean cuales fueren los escenarios planteados y tanto si dichos aspectos han traspasado al plano físico o no, o de si, en caso de que ya se hayan manifestado, se hayan podido magnificar en mayor o menor grado, es decir, la puesta en práctica de este nivel de maestría es exactamente la misma en cualquier de los casos. Todo parte de la voluntad firme, de la introspección, de la quietud, de la paciencia para que todo se desenvuelva al ritmo adecuado, de la confianza de que la energía del Amor funciona así y de la humildad de que en manos de la divinidad que Dios nos otorga y nos dedica todo es posible.
san
En la tesitura de realidades en desequilibrio o bloqueo, en el estado de salud o en otra faceta de vida, la actitud necesaria y suficiente es siempre la misma como se ha descrito. De igual modo, otros posibles escenarios (relaciones, economía y propiedades), así como sus respectivos aspectos asociados, serán merecedores del mismo amor y aceptación inconmensurables, propios de la permisividad por una apertura hacia ellos de todo corazón.

Así es como las emociones menos lumínicas y densas saldrán desde el fondo más profundo del ser humano, guardando cierto orden o no, y es justamente, en esos momentos, cuando ha de ser permitida la salida de dichas energías para que así sean liberadas, sin que, bajo ningún concepto, haya que reaccionar ante la impronta de estas. Esta es la forma en cómo el proceso de Transmutación y Purificación Divinas tiene lugar en la Creación de una manera totalmente natural, espontánea y automática sin mayores requisitos.

Esto, por otro lado, es independiente de que haya, obviamente, además, una intención importante de partida en cuanto a lo que al enfoque se refiere, pues la contemplación y el enfoque de lo que se desea indicará desde un principio la dirección que la energía debe seguir para plasmar y manifestar la resolución de lo que se está demandando, y que, sin incompatibilidad alguna con todo lo anterior, ciertas acciones puedan acometerse también de forma directa, sencilla, fácil y rápida, porque, de este modo, así, las situaciones en concreto lo vayan requiriendo y precisando, procurando abstenerse de caer en lo dificultoso, enrevesado e inalcanzable como indicio de potencial, tal vez, inaccesible, aclaración que también convenía especificar y que, en realidad, es bien distinta a que, una vez que son conocidas las indicaciones para la atracción y creación consciente de los potenciales más favorables y propicios, se emprendan una serie de decisiones, elecciones o actuaciones en sentido contradictorio, y que, en definitiva, se salgan fuera del guión establecido para la existencia en dimensiones superiores a la 3D, que acaben empeorando notoriamente las realidades de enquistamiento y bloqueo ya existentes.

Enfocando de nuevo el campo de la salud del cuerpo físico, no habría que añadir conceptos nuevos a lo ya dispuesto en los renglones anteriores, ya que todo lo referido antes constituye el medio y las pautas decisivas que hacen factible la instauración de un nuevo equilibrio de los aspectos y códigos energéticos internos, acordes con una nueva energía, con una nueva forma de vivir y con una nueva dimensión en el planeta, así como de todas las situaciones externas asociadas a dichos aspectos, incluyendo, por supuesto, todo lo concerniente al estado del cuerpo físico y a lo que a su salud se refiere.

Por esto mismo, no resulta novedoso añadir que los pasos a seguir en un proceso de equilibrio y sanación son bien simples y sencillos a la hora de abordar el alineamiento de toda situación limitante y carente de abundancia en la vida. Son totalmente válidos para toda forma de vida, existencia y conciencia, aspectos internos y externos, que formen parte del ser humano y de su realidad.

Por otra parte, conviene resaltar el panorama y la trama que con cierta frecuencia se genera y desencadena cuando son detectadas algunas dolencias físicas. En primer lugar, las reacciones que se suelen despertar en la persona vienen a responder a un estado de impaciencia más o menos acentuado por solventar una situación incómoda y de incertidumbre con la mayor antelación, y enfocado, generalmente, en suprimir y en erradicar en la mayor brevedad de tiempo posible esa coyuntura que provoca un estado no amado y no aceptado, caracterizado globalmente por un malestar físico, emocional y psíquico.

Se suele presentar enseguida en estas situaciones un cuadro emocional interno de resistencia considerable a que suceda lo que está ocurriendo, de bloqueo ante una realidad que incomoda notablemente, de no aceptación a estar viviendo dicho trance, de rechazo de una parte interna que está empezando a ser percibida y, por supuesto, de mucho miedo si la dolencia es etiquetada o catalogada como grave.

Este, desde luego, es un caso típico que se pretende resaltar en este capítulo, en cuya argumentación se procura hacer énfasis, en particular, en la posible carencia de salud del cuerpo físico, pero que, igualmente, el desajuste o desequilibrio puede ser manifestado a través de otros escenarios de vida que únicamente se limitan a reflejar aspectos inconclusos que necesitan ser completados. Conflicto en las relaciones humanas, precariedad económica y embargos, entre otros. ¿O acaso estas realidades individuales no demandan también sanación y, por tanto, la obtención en las mismas de alineamiento y abundancia no forman parte de la sanación del mismo individuo?

Se va a hacer un inciso más para mencionar que el miedo incitado por la desconfianza a que, verdaderamente, las energías del Amor ejerzan su acción reconstituyente y milagrosa, que, al igual que acentúa con celeridad, actualmente, las heridas y limitaciones interiores poniéndolas de manifiesto interior y exteriormente, pueden atraer con la mayor prontitud la abundancia, el equilibrio y la sanación en los conflictos o, lo que es lo mismo, atraer, asimismo, los medios y soluciones que faciliten el restablecimiento y la armonía de todo estado vital, puede acabar desembocando en la duda, el desconcierto y en la toma de decisiones que abran puertas que conduzcan a potenciales bastante más angostos y complicados.

Sin ir más lejos, y así lo indican las propias canalizaciones, los mismos procesos cancerosos, que pueden gestarse desde hace años, principalmente, por los hábitos, conductas y actitudes que han ido adoptándose, sin provocar la muerte absolutamente a nadie en el transcurso de estos períodos, cuando toman cierto tamaño por el cúmulo reiterado de estas energías no armónicas y densas y se hacen notar físicamente, pueden provocar un estado de desconcierto tan absoluto y generalizado que pueden postrar a los pacientes directamente a los pies de cirugías y tratamientos tan agresivos para el organismo que pueden conducir a potenciales de gran dificultad, por la condición de no caer en la verdad de que en la energía del Amor todo puede ser subsanado por sí mismo o a través de las soluciones que desde la acción de esta nueva energía se puedan atraer y manifestar de forma rápida y directa.

El cáncer es el medio por el cual el cuerpo físico del ser humano amortigua las energías distorsionadas que ciertos aspectos, adicciones o comportamientos del individuo generan, proporcionado el adecuamiento necesario, en la medida de lo posible, para que, aun con la insistencia de estas energías, se pueda seguir prolongando el funcionamiento orgánico del cuerpo. Es una reacción que atiende a un proceso natural de compensación como puede suceder, por ejemplo, con el mismo sudor cuando se realiza un ejercicio físico o con la fiebre cuando se presenta alguna alteración del organismo.

Es por ello por lo que el cáncer puede ser sanado cambiando ciertos parámetros de vida:

1- Tomando conciencia de todas las partes del ser, incluidas las partes del cuerpo físico, que presenten dificultad o bloqueo y de todos los aspectos emocionales y mentales que, a la vez, reclaman revisión y transmutación, percibiéndolos y permitiendo que se expresen, sin represión, con amor incondicional y aceptación total hacia sus estados y manifestaciones, incluidas las dolencias o desajustes físicos que se padezcan.

2- Identificando y cambiando los hábitos que se reconozcan como no apropiados y no beneficiosos para el tránsito de vida, aspirando para ello a la mayor perfección e impecabilidad en cuanto a las posibles mejoras y a la mejor de las evoluciones.

3- Apertura y abandono en la energía del Amor y en la Luz Divina que equilibran y sanan los cuerpos con el aumento de la vibración energética en estos mediante la oración y meditación diarias.

4- Llevar una alimentación adecuada, basada especialmente en nutrientes vegetales idóneos cocinados y preparados de forma adecuada, evitando, así, las bajas frecuencias vibratorias de la comida de origen animal, sobre todo, carne y pescado, que acaban encontrando aposento en los cuerpos energéticos y que pueden reflejarse posteriormente en el cuerpo físico.

5- Incentivar el estado interior con estímulos externos como música, libros, vídeos, películas y relaciones adecuadas que eleven el espíritu, evitando, por ejemplo, espacios televisivos dramáticos, cruentos y polémicos, y conversaciones que generen violencia y mermen un estado de armonía y paz.

6- Pasar momentos en espacios naturales (bosques, parques, parajes, zonas ajardinadas, etc.).
7- Etc.

Pero si, por el contrario, se adoptan decisiones y actitudes que pretendan eliminar el estado de disfunción o deterioro de alguna parte física, a toda costa, que solo está indicando con amor, mediante los medios de los que dispone, que se debe de producir un replanteamiento de las condiciones de vida del individuo y dar un giro que garantice la mejora de estas, y si, por definición, además, este clase de opciones presenta no aceptación, resistencia, hostilidad o agresividad hacia estas partes del cuerpo, ya se ha comentado, que, si se pretende suprimir o rechazar los aspectos internos y las situaciones que estos atraen, estos se pueden acabar rebelando y magnificando en mayor medida, con cierta probabilidad, porque lo único que están pidiendo es que se les ofrezca el amor que necesitan para transmutar, equilibrar y sanar.

Reconozcamos, pues, que la clave de nuestro bienestar, desde una visión general, se halla en apreciar y comprender cómo funciona el Universo, todas las formas de vida que este alberga, incluido el ser humano, y también las Leyes Divinas que lo rigen y lo hacen funcionar, evolucionar y expandirse, para que, de esta forma, podamos propiciar conscientemente las realidades siempre más beneficiosas y favorables para desplegar, en las mejores condiciones, el tránsito por las respectivas experiencias tridimensionales que estemos llamados a vivir en la actual encarnación en la Tierra.
———————————————————————————————————

Extracto de 21 PREGUNTAS
LIBRO DE LA AUTOMAESTRIA
AUTOR: RAFAEL MONTAÑO CARMONA

Si ya sabes a donde quieres ir, mantén la intención

dias

Somos las manos, el corazón y la mente del proceso evolutivo. Como auxiliares de la energía de fuerza vital, es necesario que podamos sostener la intención original de cómo queríamos que avanzara nuestra vida y cómo queríamos aportar algo al mundo. Muchos han olvidado que nacimos con sueños. Cuando estamos “en el vacío” y parece que nada ocurre, es preciso recordar que son necesarias las etapas para alcanzar la integración, la reflexión y el refinamiento de nuestra visión. Mediante la visualización, fortalezcamos nuestra fe en un  universo con un fin.  Mas, ¿visualizar qué? La vida presenta continuamente una opción respecto de dónde ubicar nuestra atención y nuestra intención. ¿Cómo elegimos? Cuando la energía fluye a través de nosotros nos vemos atraídos hacia situaciones y personas distintas. ¿Cómo nos mantenemos en camino? Las intuiciones surgen en nuestra mente, una sincronicidad abre una nueva dirección o recibimos la gracia de dones inesperados. ¿Qué hacemos con lo que recibimos?

No existe una receta ni una respuesta. Sí hay preguntas. Pregúntese: “¿Qué quiero hacer?”, “¿Qué me impide hacerlo?”. No olvide establecer su intención para alcanzar su ideal, y luego busque las pistas que el universo le da. Si está ocupado diciéndose: “Esto no me da resultado”, “La vida es tonta y aburrida”, no está ayudando al universo a entregar sus bienes. Nuestras creencias son la historia que nos contamos interiormente, y la historia se despliega en las primeras planas del kiosco de nuestra vida.

Sostener la Visión Global pasa a ser una idea abstracta a menos que nos conectemos de manera significativa con la vida cotidiana. Si sólo nos  concentramos en los hechos literales del mundo, nos perdemos los mensajes más profundos. Adquiera el hábito de buscar en el mundo la lección, el comentario más amplio.

Por ejemplo, si le molesta la basura adherida al cerco del lote baldío que linda con su casa, ¿qué no está sucediendo en su barrio? ¿Qué está sucediendo? ¿Cuál es la situación más global? Para hallar sentido en las actividades de todos los días, entrelacemos el mundo común con el mundo simbólico oculto más profundo.

A través de la historia llegamos a encontrar nuestro lugar en el mundo, ya se trate de una poesía infantil o una epopeya mítica o un informe de la policía sobre un asesinato. Las historias iluminan los principios espirituales mediante los cuales la humanidad vive y evoluciona. Por lo tanto, lo exhortamos a ingresar con nosotros en este campo del conocimiento. Hagamos que este libro sea un puente entre la vida de todos los días y la Visión Global. Cada uno lo logrará si concentra su atención, sus interrogantes y percepciones en las historias que aparecen en este libro. Empiece a percibir historias en su propia vida y las vidas de las personas que vaya encontrando a lo largo del camino. Las historias y los conceptos contenidos aquí apuntan a estimularlo a recordar la verdad de lo que significa estar en la vida terrenal. Si estamos realmente  presentes en nuestro mundo, debemos responder. Cuando respondemos, dejamos de estar paralizados: podemos ver opciones. Podemos asumir responsabilidades. Luego, podemos cambiar.

A usted le corresponde escribir su viaje, la historia de su vida. Y al  escribirla, también está creando una parte de la historia del mundo. Elmer Schettler, un agricultor que cultiva soja en lowa, describe la nueva actitud que está desarrollándose en su vida: “En estos últimos años, he estado cada vez más en contacto con mi lado espiritual. Estoy empezando a ver que el mundo es misterioso e interesante y no sólo un lugar para tratar de que ocurran determinadas cosas”. La visión de Elmer refleja un cambio del esfuerzo á la observación de lo que pasa. Afirma: “Para mí, la vida va desplegándose, no tiene que ver con trabajar más. Estoy dejando de lado esa vieja ética puritana. Quiero ser más interactivo con el Universo y permitir que me diga lo que me tiene reservado”.

“En esos días en que las cosas no salen como yo esperaba -continúa Elmer-, cuando me siento frustrado por personas en las que confío y no hacen lo que deben, me pregunto: `¿Por qué pienso que debo resolver esto?

¿Cuál es mi objetivo a largo plazo? ¿Cuál es el verdadero sentido de lo que está pasando?’. Entonces respiro  hondo, me relajo un momento y me conecto de nuevo con mi centro interior. Esto me permite retroceder un minuto. Me recuerdo que no quiero sólo trabajar más, o sentir que debo conocer todas las respuestas. Me recuerdo que mi vida está  desplegándose. Busco algo para disfrutar: un atardecer, nubes, una foto de mi familia, y alimento esa parte de mí mismo.

“A veces, cuando necesito ayuda con un problema específico, lo escribo, me lo pongo en el bolsillo y lo dejo pasar. Durante el día, busco pequeñas cosas que confirmen que voy por el buen camino. Como el otro día en el gimnasio, cuando quise hacer rápidamente una lista de cosas para realizar. Tenía papel, pero no lápiz. Miré en dirección a un aparato y alguien había dejado una lapicera. Una cosa pequeñísima, pero me hizo feliz.”

JAMES REDFIELD & CAROL ADRIENNE