Mes: julio 2016

Las 4 leyes del desapego para la liberación emocional

Los desapegos y la gestión de las emociones

AURI

6852290229_df1a1f77a7_b

Es posible que la palabra “desapego” te cause cierta sensación de frialdad e incluso de egoísmo emocional. Nada más lejos de la realidad. La palabra desapego, entendida dentro del contexto del crecimiento personal, supone un gran valor interior que todos deberíamos aprender a desarrollar. Practicar el desapego no significa en absoluto desprendernos de todo aquello que nos es importante, rompiendo vínculos afectivos o relaciones personales con quienes forman parte de nuestro circulo personal. Significa básicamente saber amar, apreciar e involucrarnos en las cosas desde un punto de vista más equilibrado y saludable, liberándonos a su vez de esos excesos que nos ponen cadenas y que nos amarran. Que nos cortan las alas.

La liberación emocional es darnos la opción de vivir con más honestidad de acuerdo a nuestras necesidades, ofreciéndonos a su vez la opción a crecer, de avanzar con conocimiento de causa. Sin dañar a nadie, sin que nadie…

Ver la entrada original 566 palabras más

Anuncios

Movimiento del alma para que la vida fluya

image-38234

Acerca de los Movimientos del Alma un ejercicio

En este contexto, haré un ejercicio con vosotros acerca de los movimientos del alma, para que quizás podáis distinguir esa precisión en vuestra propia alma.
Podéis cerrar los ojos y os imagináis que estáis delante de vuestros padres… están a alguna distancia el uno al lado del otro… y detrás de vuestros padres, están sus padres… y detrás de éstos, otra vez, sus padres… y después los padres de éstos… Una larga fila.
Y así estáis delante de vuestros padres, y detrás de ellos veis a todos sus antepasados… y, lejos, lejos, detrás de todos… intuís una fuerza misteriosa, de la que no sabemos nada, pero que reconocemos por sus efectos… Y de tan lejos, nos fluye la vida… a través de todas esas generaciones, hasta los padres, y de los padres hacia vosotros. Y esa vida que viene de muy lejos es absolutamente pura, sin ninguna perturbación… fluye a través de todos, sin disminuir, siempre sigue siendo la misma… y así esta vida fluye a través de vuestros padres hacia vosotros…
Y después os inclináis profundamente ante los padres… ante sus padres… ante sus padres… más allá, lejos, de todas esas generaciones y también del misterio del que esta vida proviene…
Ahora, ¿tiene alguna importancia saber cómo eran esos padres? Sean como sean, a través de todos ellos, la vida fluye pura y plenamente…
Y ahora podéis abrir el corazón de par en par, recibir esa vida en vosotros. Os dais la vuelta, os apoyáis de espaldas contra los padres, y miráis hacia delante… hacia vuestros hijos, los nietos y las demás generaciones que aún vendrán… Vosotros estáis en medio de ese gran río y todos, a través de los que esta vida fluye, son iguales. Igual de grandes, igual de pequeños, igual de buenos… todos no son más que hombres… Bert Hellinger